lunes, 28 de septiembre de 2015

Borrachos


Era Viernes y esa noche tocaba salir de marcha por la ciudad. La gran excusa era la cena y celebración de una entrega de premios de un torneo deportivo. Un amigo pasaba a recogerme a las 21:30 horas, y aunque se retardó, finalmente así aconteció. Antes de partir cené en mi casa ensaladilla rusa que había preparada en el frigorífico, pues poco dinero disponía y esa noche quería disfrutarla cerveceando con los amigos. Así en la cena no tuve que gastar nada más que el precio de la pinta de cerveza. Una Erdinger de trigo fresquita. Tras cenar y pasar un rato agradable, marchamos a la zona de bares. Una noche, que en principio no seríamos muchos, terminamos juntándonos 11 amigos. Esas noches siempre son estupendas. Después de un rato buscando aparcamiento por la ciudad, por fin logramos estacionar el vehículo. Un magnífico y cercano aparcamiento. Hice una llamada y fuimos al primer bar. Allí estaban unos buenos amigos, con un par de cervezas ya en el estómago. Una vez acomodados, pedimos la primera. Puesto que no llevaba mucho dinero prefería ir a lo barato ya que me encanta tener siempre una cervecita en la mano. Así por un euro pude disfrutar de un tercio de Amstel. Otros preferían que el alcohol hiciera efecto más rápido y optaron por una cerveza más fuerte y más cantidad una lata de 0,5 litros de Bavaria 8,6º, por dos euros. Mientras hablábamos, bromeábamos, y nos reíamos en aquel bar cayeron una o dos cervezas más. Ya llevaba en mi cuerpo 1 Litro de cerveza, y el alcohol ya hacía su efecto.

domingo, 20 de septiembre de 2015

Carta al Toro



A propósito de esta semana en los que el debate taurino ha estado presente en España debido a la reciente celebración del Toro de la Vega en Tordesillas, se me ocurrió escribir algo a este maravilloso e impresionante animal. Desde pequeño siempre me ha maravillado y asombrado. Su mirada me resultaba tan imponente, respetuosa, sabia y pacífica, que me ponía los pelos de punta.

Tras ver lo acontecido en el Toro de la Vega, en la estocada final que daba muerte al toro llamado Rompesuelas, he podido sentir su agonía y desesperación, como si en algún momento yo hubiera estado en esa situación de encerrona, donde el mejor acontecer sólo puede ser la visita de la Muerte. Doy Gracias a que exista la Muerte, porque salvó a ese toro de tanto sufrimiento. Sus pensamientos de seguro eran ¿Por qué? O eso es lo que yo sentía cuando me ví reflejado.

domingo, 13 de septiembre de 2015

La Verdad duele


Siempre que hablo lo hago desde mi experiencia. Soy consciente que mi realidad sólo puede contener y conocer aquello que he experimentado en mí. No se puede conocer el odio y el amor en los demás sin haberlo experimentado en uno mismo. Es por esto que el exterior siempre es el reflejo de nuestro interior. Las cosas pasan ahí afuera, pero de las interpretaciones somos nosotros los responsables.

Yo no soy un psicólogo, pero conozco la mente humana, ¿por qué? Porque conocí la mía: me dí cuenta de mi lado perverso, del malo, del que funciona por interés, me vi odiando, me vi envidiando, me vi intentando aparentar, me vi haciendo daño, me vi haciéndome el bueno, me vi engañando, me vi juzgando... Me di cuenta que era prisionero de la ilusión queriendo hacer de mí un modelo aceptado por la masa social, viviendo en la constante competencia e insatisfacción de buscar el reconocimiento y el éxito, y en el miedo a ser rechazado. Era una víctima de la inconsciencia. Me observé también en todo tipo de situaciones, y pude advertir que yo no había elegido eso. Yo era un autómata controlado por las circunstancias. Era de una ideología política por culpa de amigos, era de un equipo de fútbol por culpa de la familia, estudiaba ciencias jurídicas por culpa de la sociedad, y era ateo por culpa de la ciencia.

lunes, 7 de septiembre de 2015

Filosofía del blog

Este blog sólo es un espacio donde compartir la experiencia de MI Verdad. Lo que expongo sólo es para niños curiosos, los que de vez en cuando se estremecen al verse en la inmensa, maravillosa y surrealista creación y los que todavía miran a las estrellas y se preguntan que sentido tiene todo ésto. Es para esas personas de mente inquieta que observan y se despistan navegando por la imaginación. Así he sido, soy y seré, pues cuanto más conozco más impresionante me parece todo. Aquí expongo mi experiencia, la poca que tengo y que espero dure mucho.

Quiero en todo caso advertir que todo lo que digo es desde la absoluta sinceridad, humildad y nobleza. Se de sobra que lo que escribo pueden ser absurdeces en otros universos. Yo sólo escribo porque tengo una irracional necesidad de compartir. Seguramente esto es lo que llaman afición o pasión.

Escribo según me apetezca, según me de la inspiración, no hay ningún orden, ni ningún objetivo. Lo hago porque me da la gana. Si dentro de este caos de información que suelto puede algún lector ordenarla y darle sentido, me alegraré por él, por mí, por nosotros. Pretendo escribir lo más simple posible dentro de las posibilidades. Soy consciente que la sabiduría nunca está en la boca ni en la tinta, sino en el silencio de lo que se dice y en los espacios de lo que se escribe. Tú eres tu maestro y tu alumno. No soy yo el que habla, es tu conciencia experimentando un nuevo conocimiento. Al final lo importante es aprender a encontrar la sabiduría por uno mismo.

miércoles, 2 de septiembre de 2015

El ego y sus razones



Como sabemos uno de los centro de control de la maquinaria humana es el centro intelectual. Este centro actúa sobre la base de la razón. La razón es un instrumento con el cual podemos discernir para poder escoger dentro de la dualidad. El problema es cuando el ego se refugia en la razón para su subsistencia. Hay que recordar que el ego existe en base a una creencia de que somos lo que pensamos sobre nosotros, es decir es simplemente un producto intelectual que existe como creencia. Al ser una creencia necesitamos defenderla pues de lo contrario el ego, que es la propia creencia, se siente lastimada, y debido a nuestro apego a lo que creemos que somos, finalmente terminamos sufriendo las estocadas que recibe el ego. Es por esto que el camino hacia la liberación es un camino de sufrimiento, porque somos nosotros los que nos flagelamos (aunque se represente con ataques externos) porque nos hacemos responsables de nuestro universo, para finalmente respirar el aroma a Rosa que florece entre la maleza. Es lo que se llama simbólicamente en escuelas iniciáticas el RENACER, y que yo llamo el Florecer del Ser, la Rosa que brota del corazón.