sábado, 10 de octubre de 2015

LA VERDAD




 Es de gran recomendación leer La Realidad, y ¿qué es real?, para tener presente la existencia de la realidad general y la subjetiva, y Información, Conocimiento y Sabiduría, para una mejor interpretación.

Para comenzar a hablar sobre LA VERDAD, es imprescindible comprender que en realidad la verdad es puramente egóica y se establece en la conciencia artificial. A partir de esto debemos ir un paso más allá para comprender que no es posible plasmar la trialidad sino es mediante la dualidad. Por ello todo lo que yo digo es verdad y mentira, según encaje en vuestra obra teatral conformada por vuestros arquetipos y creencias. Si no me equivoco, recuerdo leer de Montesquieu en su obra “El espíritu de las leyes” que aunque DIOS redactara la ley y la diese a los hombres, esta ley se convertiría igualmente en imperfecta. Así ocurre. La Perfección lleva dentro de sí la Imperfección. Por ello cuando yo expongo cualquier saber, debe haber gente que esté de acuerdo y vean verdad, y gente que esté en desacuerdo y vea mentira, ya que si todos viesen verdad en mis palabras, estaría incompleta. Porque mis palabras son verdad y son mentira, pero mi silencio es Verdad. Así que cuando lean desde el silencio encontrarán la Verdad que esconde todo Ser, para que cuando hable desde el corazón podamos interpretar correctamente su mensaje que es el nuestro.

Hace unos años, una noche corriente, me acosté sobre la cama y hice los veinte minutos matutinos de introspección y pensamiento. Esa noche me acosté algo indignado por la incapacidad de algunas personas de entender lo que para mí se hacía fácilmente entendible. Aún tratando de decir las cosas evitando dar juicios de valor concluyentes, de la forma más entendible posible, evitando que pudiera sentirse como una ofensa porque realmente no lo era, y buscando ya no la ratificación sino el simple entendimiento de mis ideas por su parte. Pero en el tema de debate entraban en juego sentimientos y odios apareciendo el fanatismo y nublando, más si cabe, la razón y por supuesto otras muchas más cosas. Así que, mientras pensaba e investigaba dentro de mí, me llegó una información que comprendí al momento, y que me resolvió innumerables dudas. Esa información, rompía con LA VERDAD, y la fragmentaba en muchas Verdades, tantas como personas, pues cada Verdad viene dada por el ADN de cada uno de nosotros. Pero algo no cuadraba, pues, a modo de ejemplo: ¿Los militantes de un partido político tienen todos una misma Verdad? ¿Los que profesan una determinada religión tienen una misma Verdad?. Me fue dada otra información que comprendí rapidamente: La Verdad está marcada para cada uno de nosotros, pero ésta no se muestra hasta que se recuerda y hay muchos mecanismos instaurados por algunos para evitar su acercamiento. Entonces todas las respuestas me fueron dadas sobre esa incapacidad de comprensión de mi codebatiente. Por lo tanto nacieron en mi mundo los buscadores de La Verdad y los imponentes de "verdades" (mentiras). Así que en este camino de búsqueda sólo puedo ayudar desde la experiencia del escaso camino recorrido por mi parte, pero el trabajo para alcanzarla depende de cada uno.

Ahora voy a establecer distinciones para representar una estructura que considero coherente y útil para poder transmitir de la mejor forma mi idea sobre LA VERDAD.

La verdad (Mentira):

Esta es información y conocimiento muerto perteneciente a la conciencia artificial del sujeto. En puridad son Mentiras mientras no estén sustentadas por LA VERDAD. Esta información es la que se comercia en el mundo exterior: ideologías, religiones, dogmas, sistemas... Estas verdades carentes de vida sólo existen en cuanto se defiendan, para ello se necesitan energías que la sustenten. Esas energías somos nosotros. Por ello existe esa guerra mental por la que se disputan nuestra adhesión a sus filas. Las ideologías como agrupación de ideas y los dogmas necesitan de nosotros para existir. Es por eso que nos vendemos a ellas entregando una parte de nuestro Ser, experimentando así el olvido. Es la materia prima de la inconsciencia. Esto tiene sus pros y sus contras. Ya he dicho que la inconsciencia es el placer de estar exento de responsabilidad. Alistándote a una agrupación dogmática tu existencia se hace más fácil, porque se te dan tus amigos y enemigos, tu seguridad y tu peligro, las verdades y las mentiras, los buenos y malos, la sabiduría y la ignorancia. Todo queda tasado y sólo hay que aprenderlo. Es un pacto que ya firmamos en el que la muerte y el placer se dan a cambio de tu Ser. Aunque son muchos los que se disputan nuestra posesión, en realidad cooperan en equipo, pues tienen claro que su existencia se basa en nuestra ignorancia, y ante todo es necesario asegurar este presupuesto, porque si despertásemos las caretas de ángeles se les caerían para dejar mostrar el demonio que son. Esos son los imponentes de verdades(mentiras), y juntos conforman El Enemigo, que ya advierto, no es más que nosotros mismos, mintiéndonos para preservar nuestro ego que es nuestra mentira. La gran mentira con que vive este Enemigo, es la de que hay una verdad única, algo que sólo se puede aceptar si ignoramos que cada uno vive en una realidad subjetiva distinta. Es decir, se nos impone, que la realidad absoluta es la realidad subjetiva de cada uno, así buscamos la verdad en lo que consideramos como real y ahí entran estos traficantes de verdad a darnos la solución. Este es el motivo de la intolerancia, la disputa, la guerra y la ignorancia. Y nuestro ego está compuesto de todas estas mentiras que hemos ido adquiriendo por medio de estos traficantes de mentiras, formando así una personalidad virtual con la que nos identificamos.

Pero no quieran caer en la fantasía de vivir sin creencias, sin dogma, sin ideologías. Eso NO se puede. La conciencia artificial es la conciencia que contiene lo superfluo y muerto, pero que da sentido a lo que no podemos interpretar todavía desde el Ser, por ello sigue siendo una herramienta que nos permite hacer las cosas más fáciles para la interacción de nuestra conciencia y el desarrollo de la misma. El problema es nuestro aferramiento a ella, nuestro apego a ellas, creando de nosotros un producto totalmente artificial y falso en el que malgastamos toda nuestra energía por mantener vivo algo ilusorio, pues cómo he dicho antes, es necesario defenderlo para mantener su existencia, por ello defendemos nuestro ego y nos guardamos las espaldas ante ataques, y el mayor de todos los ataque es el de La Verdad. (Ver La Verdad duele) Es este nuestro motivo de insatisfacción.




La Verdad:

 La Verdad es simplemente la constatación de LA VERDAD de acuerdo a nuestra realidad subjetiva. Por tanto hay tantas Verdades como Seres, y ésta que expongo es la mía. Es la singularidad de LA VERDAD. Al contrastar LA VERDAD única de la realidad absoluta con la especialidad de tu Ser como singularidad, se forma La Verdad, que no es más que una de las piezas del puzzle de LA VERDAD. De otra manera, sería la verdad, pasada por el sentir del Ser, logrando así las certezas que forma La Verdad. Es darle vida al conocimiento muerto. Es LA VERDAD interpretada en el “limitado” Humano que convierte la mentira(verdades) en Verdad. Está escrita en el ADN de cada persona, y nuestra misión es llegar a recordarla. Para ello necesitaremos conocer LA VERDAD. La unión de todas las Verdades da lugar a la gran obra consciente de DIOS.


Aquí poseemos un gran guía, que son las matemáticas. Éstas son la representación en este mundo de LA VERDAD, pero no es ésta. Como operaciones matemáticas se va descifrando La Verdad, y para ir alcanzando cada vez más esa VERDAD, se necesita volver a descubrir La Verdad, y ello significa ir haciendo más simple lo complicado, ordenar el caos. De alguna forma cuando vamos ganando en consciencia mediante La Verdad, vamos haciendo más fácil lo complicado. Por ejemplo todos sabemos como es un humano y cuando pensamos en él, lo representamos como una figura más abstracta que engloba al humano en general, y no como una persona específicamente. Un siguiente nivel podría ser interpretar al humano como humanidad, y ésta como una energía o sujeto con plena autonomía, y así sucesivamente hasta llegar a la Unidad de Todo, que es LA VERDAD. Todo está perfectamente dispuesto con una precisión matemática, así como 1+1 = 2. Cada Ser, representa una ecuación matemática, que es La Verdad, al igual que existe una ecuación colectiva que integra todas nuestras ecuaciones, la ecuación de DIOS, que da como resultado la sencilla y simple VERDAD.


LA VERDAD:

LA VERDAD es muy simple, demasiado sencilla, si intentas explicarla se desvanece. Es TODO y es NADA. Es PRESENTE, es MOMENTO, es FUSIÓN, es OBJETO Y SUJETO, es SILENCIO. LA VERDAD ES. Es la Unidad, y es el elemento base desde donde se desgrana de forma exponencial e infinita todas las ideas habidas y por haber. Es en ese momento en que siendo consciente de sí mismo quedas fusionado en el Presente, fundiendo sujeto y objeto, y momento con eternidad. Es en ese momento cuando Vives tu naturaleza plena, sin preguntas ni respuestas. Para llegar a alcanzar una conexión permanente con élla, es necesario expandir la consciencia al máximo para llegar al origen y al fin, para volver a la casa del Padre, para vivir con él y en él mientras reconocemos la singularidad de nuestro Ser. Es alcanzar la idea primordial, el verbo, el primer Do de la creación. Llegar a fusionarnos con ella, es conseguir recordar todo ese entramado que va desde la idea primordial hasta las ideas más toscas y nimias, como operación matemática, es decir, todo perfectamente ordenado y acomodado. Para ello es necesario el desapego y la consciencia para disolver el humo de pensamientos que nos ciegan y entorpecen, y llevar a cabo el desaprendizaje. Es una sabia ignorancia.



 Conociendo ésto podemos decir que la verdad(Mentira) no es que no forme parte de LA VERDAD es que debido a nuestra falta de comprensión ésta no se ajusta a la ecuación matemática de DIOS, y por tanto queda como información descontrolada y caótica esperando ser ordenada. Y La Verdad es esa certeza y sentimiento que produce alcanzar esas ideas perfectamente acomodadas a la ecuación que te acercan cada vez más a la sencillez de LA VERDAD. Es por eso que cuando vas bien encaminado o en coherencia con el ciclo natural de la creación, empiezas a conocer cosas por tí mismo, de forma mágica, natural, y sencilla como meras operaciones matemáticas, que te dicen “ésto es así”.



Por ello cuando escribo lo digo desde el corazón, porque en él reside Mi Verdad y es la manifestación de Mi Ser. Todo lo que digo no es más que mentira, hasta que sea experimentado por cada uno, pues ya saben que las palabras se las lleva el viento, pero LA VERDAD siempre está porque esta ES y tiene Vida. No necesita defensa y hasta el mayor de los huracanes no podría alterarla. Mientras tanto esta información no es más que materia vulnerable sin vida (conocimiento muerto) que se mueve conforme a las reglas de la dualidad, siendo para unos verdad y para otros mentira según su programación. Si se conocen a ustedes mismos entonces conocerán a todo el mundo y sabrán cuando algo proviene del Ser y posee Verdad y cuando no. Nadie podrá engañarlos. Pero ya dejo claro que TODO lo que digo forma parte de Mi Verdad conforme a mi realidad y experiencia. Esto no es LA VERDAD, porque de ella no se puede ni hablar, así que no necesito estar diciendo cada vez que escribo tal negación. Hablaré de la Verdad que es Mi Verdad, excepto cuando hable de conocimiento o información desordenada de la que carezca certezas, que entonces lo dejaré bien claro.