lunes, 2 de mayo de 2016

Cerrando existencia



Ese mini-instante, menos de un segundo, antes de morir y de difuminarnos, cuando aún quede un poco de "yo", el tiempo y el espacio se difuminarán con nosotros y eso hará que experimentemos en un no-espacio atemporal lo que sea necesario para que usted cobre conciencia de lo que hizo en su existencia. Pasarán por ustedes hasta los más ínfimos detalles, sentirán el peso de lo que no pudieron cumplir y cerrar. Aquello que quedó abierto, en recurrencia, generará la sensación de «qué estúpido fui, me empeñé en hacer difícil lo fácil, fui cruel e injusto conmigo» que culminará con un perdón hacia nosotros mismos y supondrá la suficiente energía como para cerrar la octava o ciclo que corresponde a la existencia. Tras ello, estaremos en total paz y podremos empezar una nueva octava o ciclo que continúa la octava de Vida, dónde seguiremos peleando contra nosotros mismos por cerrar aquello que quedó abierto.